Caminamos hacia “Paz Sin Fronteras” como peregrinos en el Espíritu de Asís

¿Qué es el Espíritu de Asís? ¿Qué importancia ha tenido a lo largo de la historia y en el contexto actual? ¿Qué papel deben jugar los cristianos y creyentes de todas las religiones frente a un mundo cada vez más dividido?

A estas y muchas otras preguntas dimos respuesta ayer en Madrid en la jornada “Peregrinos en el Espíritu de Asis”, en preparación del Encuentro Internacional por la Paz que se celebrará en Madrid.

“El mundo necesita el Espiritu de Asís, que es oración, diálogo y convivencia”, explicó Tíscar Espigares, responsable de la Comunidad de Sant’Egidio en un diálogo abierto, que contó con la participación de muchas personas de diferentes procedencias y países.

A partir del 1º Encuentro de Oración por la Paz en 1986, promovido por Juan Pablo II y la Comunidad de Sant’Egidio en Asís, un movimiento de paz y de diálogo entre culturas y religiones se ha mantenido a lo largo de tres décadas, permitiendo puentes de paz, diálogo y mediación de conflictos en muchas partes del mundo. El “Espíritu de Asís” es también un compromiso decidido por la paz.

A continuación, algunas citas que resumen las ideas centrales de este diálogo abierto:

El Espíritu de Asís representa la audacia de las religiones para querer cambiar la historia

El Espíritu de Asís significa liberar energías de paz presentes en todas las religiones

La paz necesita de sus artesanos, no es algo solo para dipolomáticos. Todos podemos ser artesanos de paz.

El siglo XXI debe ser el siglo en que la civilización del ‘vivir juntos’, debe afirmarse a nivel internacional, conquistando el corazón de las personas.

La cultura del muro nos encierra en jaulas. No queremos que Europa se convierta en una jaula de oro.